Tal como en una maratón existe «El Muro», que representa ese momento alrededor del kilómetro 30, donde las fuerzas escasean y ya no hay más energía para seguir adelante, todo nuevo emprendimiento enfrenta el «Valle de la Muerte», que es el período donde los gastos superan las ventas y ya se han agotado los recursos para seguir invirtiendo.

Es en este punto donde mueren más del 70% de los emprendimientos en el primer año. Es en este valle donde la idea tan prometedora ya no da sus frutos, sino que más bien ahoga los sueños, las esperanzas y los recursos de los emprendedores.

Esto lo digo a propósito de haber visitado esta última semana varias cafeterías que venden sus derechos de llave, lo coincidente de todas ellas es que en menos de 6 meses han abandonado el negocio, dando como razón que es un «excelente negocio» pero que ellos no tienen tiempo para seguir con su éxito, todo un discurso para rescatar algo de dignidad y no aparecer fracasando, lo cual es un pecado «mortal» en el medio nacional. La pregunta sobre la que seguiré reflexionando en este espacio es ¿Que hacer para no sucumbir en esta etapa?