Casi todos hemos oído de “feedback”, la retroalimentación, aquella herramienta tan importante en el proceso de liderar y mentorear los procesos de transformación organizacional. También sabemos de los abusos que algunos cometen cuando utilizan el “feedback” de una manera inapropiada, y de la prevención que tiene tanta gente a la temida…

«Sesión de feedback”.

El autor Marshall Goldsmith ha desarrollado el “FEEDFORWARD» una retroalimentación enfocada hacia el futuro. El líder o mentor lleva a la persona a imaginar cómo serían de positivos los resultados futuros con nuevos comportamientos de su parte.

Es una alternativa energizante que complementa o reemplaza la retroalimentación convencional, mediante un proceso proactivo y proyectivo que se centra la creación de las estrategias necesarias para lograr sus metas y desarrollar nuevas habilidades en un futuro cercano, en lugar de enfocarse en cómo se hubiera podido evitar errores cometidos en el pasado.

FEEDFORWARD: es una interacción que ofrece insumos para ayudar en la preparación anticipada de los cambios comportamentales que demanda el alto desempeño.

Encuentro ocho elementos muy valiosos de este nuevo planteamiento:

FEEDFORWARD: centra su atención en la creación de un futuro positivo, no en las fallas del pasado. Es casi siempre positiva porque se focaliza en soluciones no en problemas. Mientras que la retroalimentación puede reforzar estereotipos personales y profecías auto-realizadoras negativas,

FEEDFORWARD:  comunica la presuposición de que el receptor del proceso puede realizar cambios positivos.

FEEDFORWARD: ofrece la misma “materia prima” como la retroalimentación, sin el riesgo de que la persona se sienta humillada, criticada u obligada a defenderse.

FEEDFORWARD: puede ser especialmente valioso con los colaboradores experimentados porque presume la capacidad de ellos de alcanzar sus metas y lograr los éxitos deseados.

FEEDFORWARD: no requiere conocer a fondo a la persona ni que exista una relación jerárquica. Puede venir de cualquier persona que conozca el trabajo o la tarea.

FEEDFORWARD: es generalmente experimentada más como colaboración y menos como corrección. Las personas tienden a escuchar más atentamente y menos defensivamente, y reconocen que podría ser provechoso.

FEEDFORWARD: tiende a ser mucho más rápido y más eficiente que la retroalimentación. Con FEEDFORWARD  hay menos necesidad de procesar la información o de discutirla, porque es menos personal y más orientado al hacer que al ser.

REFLEXIÓN:

  • ¿Con quién puedo ensayar el feedforward esta semana?
  • ¿Cómo vamos a divulgar esta técnica a nuestros líderes?